POR EL EFECTO DE LA PRESIÓN EN LOS GASES RESPIRADOS

PAGINA ANTERIOR

El aire que respiramos es una mezcla de gases, básicamente Oxigeno (O2), Nitrógeno (N) y Dióxido de carbono (CO2).
En condiciones normales, dichos gases, no presentan ningún problema para el ser humano, ya que su organismo, nuestro organismo, esta diseñado para ello y habituado a respirarlos, pero si alteramos las proporciones en las que están presentes en el aire, nuestro organismo tendría que adaptarse a esas nuevas circunstancias. Pequeñas variaciones no suponen ningún problema, pero todo tiene su límite y si las presiones parciales de uno, o de varios de ellos, sube, o suben, demasiado pueden provocar alteraciones serias.
Al descender durante una inmersión y aumentar la presión, las presiones parciales de los gases que respiramos también aumentan (Ley de Dalton), por lo que el aire que respiramos ya no tendrá la misma composición, en cuanto a proporciones de gases, que en la superficie, estando las presiones parciales de todos los gases que lo componen aumentadas, por lo que las cantidades de estos que estamos introduciendo en nuestro organismo son mayores que en la superficie, lo cual nos puede llevar a un acumulo de dichos gases en nuestro organismo provocándonos diversa patología. La patología que podemos sufrir seria la siguiente:

Intoxicaciones por gases:

                                Por Oxigeno (Hiperoxia)
                                Por Nitrógeno (Narcosis)
                                Por Dióxido de Carbono (Hipercapnia)

                            Enfermedad descompresiva




                                    



 



INTOXICACIONES POR GASES

1-/INTOXICACION POR OXIGENO (HIPEROXIA)

TEMARIO

Durante la práctica del buceo autónomo, respiramos aire a presión, lo que hace que las presiones parciales de los gases que componen el aire sean más elevadas de los que son en superficie.
La intoxicación por oxigeno durante la practica del buceo deportivo es improbable, por la sencilla razón de que, la presión parcial de O2 necesaria para que se produzca una hiperoxia ronda los 1.7 ATA y para alcanzar estas presiones parciales de O2 deberíamos de respirar aire comprimido mas allá de los 70 metros de profundidad, profundidad que queda muy alejada de los limites de lo que llamamos “buceo deportivo” y sobre todo, alejadísimo del sentido común y la sensatez.
Si aun así hay algún osado que se adentre en esas profundidades respirando aire comprimido, citaremos la sintomatología de la hiperoxia para su conocimiento.


Irritabilidad y cambios en el comportamiento, confusión
Disturbios visuales, visión tipo túnel.
Problemas auditivos, silbidos.
Nausea y espasmos con vómitos.
Temblores principalmente en labios y músculos faciales.
Mareos y vértigo.
Convulsiones.


La actuación frente a un cuadro de hiperoxia es muy complicada, ya que nos encontraremos con un buceador en un estado general comprometido y a una elevada profundidad, lo que imposibilitaría una salida rápida del agua sin perjuicios mayores. Deberemos de ascender todo lo posible e intentar que el buzo afectado siga respirando, si conseguimos salir a superficie sin ningún percance mayor, simplemente con dejar que el buceador respire tranquilamente los niveles de oxigeno se normalizaran y el cuadro desaparecerá (¿?¿?).

 

 

PINCHA EN LA BARRA PARA INICIO

 

 


2-/ INTOXICACIONES POR NITROGENO (NARCOSIS)

TEMARIO


Al estar respirando aire a presión, el buceador deportivo, inspira en el interior de sus pulmones un volumen de aire en el que las presiones parciales de los gases que lo componen son superiores a los que se respiran en superficie.
Del mismo modo que ocurría con el O2, al respirarlo a presiones parciales elevadas, el N también tiene un efecto tóxico si se respira a presiones parciales elevadas y así el nitrógeno tiene efecto tóxico cuando se respira a un presión parcial de 3'95 ATA, lo que ocurre respirando aire comprimido a unos 40 metros de profundidad. Es lo que se conoce como narcosis.
Pero no todas las personas reaccionan igual ante las mismas condiciones y así puede ocurrir que un buzo poco entrenado sufra una narcosis a profundidades inferiores a los 40 metros, o que un buzo experto también la sufra a menor profundidad, esto es debido que influyen una serie de variables, además de la profundidad, como pueden ser:



Estado físico del buceador (cansancio)
Stress (poca experiencia)
Ejercicio físico intenso durante la inmersión
Ingesta alcohólica
• La afinidad propia de cada persona al N



La sintomatología que puede aparecer es muy variada pudiendo evolucionar desde un estado de euforia hasta la perdida de consciencia:


• Estado eufórico
• Ralentización de los movimientos
• Dificultad de razonamiento
• Excitación
• Alucinaciones
• Actitud incontrolada
• Perdida de consciencia


La mejor actuación frente a una narcosis es la prevención, deberemos de estar pendientes de nuestro compañero de buceo, para poder percatarnos de actitudes extrañas que pudieran hacernos pensar en una narcosis, asimismo evitaremos la ingesta de bebidas alcohólicas y descansaremos adecuadamente antes de bucear.
Si pese a tomar las medidas oportunas, sospecháramos que nuestro compañero sufre una narcosis, la actitud a tomar es ascender de cota hasta que desaparezcan los síntomas.

 

PINCHA EN LA BARRA PARA INICIO



 

 

 

3-/ INTOXICACIONES POR ANHIDRIDO CARBONICO (CO2)

TEMARIO


A diferencia de lo que ocurría en el caso de otros gases como el N y el O2, que, al respirarlos a presión y estar sus presiones parciales elevadas, provocaban toxicidad, el caso del CO2 es diferente y no por que la elevación de su presión parcial en sangre no provoque toxicidad, si no por que el acumulo excesivo es de origen endógeno al ser un gas que se produce en el organismo. La presión parcial normal de CO2 en sangre ronda los 40 mm de Hg.
La presencia de CO2 en el aire que respiramos, es muy pequeña, lo que hace que no sea toxica, el único caso en el que su presencia en el aire sea mayor de la normal es por contaminación del aire respirado, por estar los filtros del compresor de carga en mal estado o por estar la toma de aire del citado compresor mal situado.
El acumulo de CO2 (Hipercapnia) se puede producir por dos causas:


1ª/ Exceso de producción de CO2:

Por un ejercicio físico intenso, por ejemplo nadar contra corriente.
Dentro de este apartado tendríamos que señalar, que el trabajo respiratorio en inmersión es mucho más elevado que en superficie (ver el apartado de los cambios que sufre un buzo)

Por pérdida de calor excesivo; buceo en aguas excesivamente frías, aislamiento térmico insuficiente.
 


2ª/ Deficiente eliminación de CO2:

Por mala ventilación pulmonar; inspiraciones profundas seguidas de espiraciones cortas, hacen que haya una inadecuada ventilación pulmonar, acumulándose CO2.


Material inadecuado; la longitud excesiva de los tubos respiradores puede hacer que haya un efecto de “remanso” del aire en su interior, acumulándose el CO2. Un regulador mal calibrado puede hacer que la respiración sea “dura”, teniendo que realizar un esfuerzo inspiratorio mayor.
 


El acumulo excesivo de CO2 en sangre hace que el centro respiratorio envié la orden de respirar mas rápidamente, lo que hace que el cuadro empeore, ya que eso nos va a obligar a un mayor ejercicio respiratorio y a realizar respiraciones mas rápidas y menos profundas, por lo que no ventilamos los pulmones correctamente, acumulándose una mayor cantidad de CO2.





Ya sea por la causa que fuere, el acumulo de CO2 va a provocar en nuestro organismo una serie de reacciones:


       Sofocación leve

Cefalea


Si persistimos en nuestro empeño y mantenemos, por ejemplo, nuestra postura de nadar contra corriente seguiremos acumulando CO2 y los síntomas pueden agravarse:


          Sofocación intensa
Mareos
    Taquicardia
 Nauseas


La actitud a seguir ante una sospecha de intoxicación por CO2 es la de detenernos de inmediato, cesar el ejercicio que estuviéramos realizando, y comenzar a realizar respiraciones lentas y pausadas, alargando en lo posible las espiraciones, para favorecer la eliminación de CO2.
 

En superficie si prosiguiera el mal estado del buceador:


- Retirar el equipo de buceo y abrigarlo si fuese necesario.
- Tumbar al buceador y administra O2 a la máxima concentración posible, con el fin de hacer desaparecer el mal estado general y sobre todo la cefalea.


Las intoxicaciones leves por CO2 son mucho mas frecuentes de lo que los buceadores pensamos, lo que ocurre es que al desaparecer con la regulación de la respiración y el descanso no le damos mayor importancia. Sin embargo el acumulo excesivo de CO2 en sangre favorece a su vez el acumulo de N en esta lo que va a provocar que las probabilidades de aparición de Narcosis por N o de Enfermedad Descompresiva, aumenten considerablemente.
Como en casi todos los casos la mejor actuación ante una intoxicación por CO2 es la prevención:


- Controlar nuestra respiración realizando espiraciones largas para eliminar mayor cantidad de CO2.
- Evitar esfuerzos físicos innecesarios.
- Cesar en nuestra actividad ante la aparición de cualquier síntoma.

 

PINCHA EN LA BARRA PARA INICIO






ENFERMEDAD DESCOMPRESIVA
 

TEMARIO


Al respirar aire a presión superior a la atmosférica, hemos visto que las presiones parciales de los gases que componen el aire aumentan, y una consecuencia de ello es que, los gases inertes que lo componen, como el N, al no ser consumidos por el organismo se van acumulando en la sangre. Cuando la presión parcial de N es mayor en la sangre que en los tejidos, comienza a pasar de la sangre a los estos tejidos (saturación).




Al disminuir la presión ambiental (o sea al ascender durante una inmersión), la presión parcial del N que respiramos disminuye, por lo que también disminuirá en la sangre. Al ser menor la cantidad de gas disuelto en la sangre que en los tejidos, hay un trasvase de gas desde los tejidos a la sangre (desaturación).



Si la presión ambiental disminuye con mayor rapidez de la necesaria para que el gas acumulado en la sangre y los tejidos se elimine, se forman burbujas tanto en los tejidos como en la sangre (sobresaturación).




Los diferentes tejidos que forman nuestro organismo tienen una afinidad diferente por estos gases, lo que hace que la cantidad de gas que en ellos se acumule sea mayor o menor, además cada tejido tiene una “velocidad” propia de asimilación, por lo que hay tejidos que los acumulan rápidamente y otros que lo hacen mas lentamente, del mismo modo que se acumulan se eliminan, y así hay tejidos que eliminan mas rápidamente que otros. Haciendo una generalización podríamos distinguir tres tipos de tejidos:

• Tejidos rápidos:
Son aquellos en los que la velocidad de saturación/desaturación es alta. Por ejemplo la sangre.

• Tejidos medios:

Son aquellos que tienen una velocidad de saturación/ desaturación mas lenta. Por ejemplo el tejido muscular.

Tejidos lentos:
Son aquellos en los que la velocidad de saturación/desaturación es muy lenta. Por ejemplo el tejido adiposo (grasas), añadiremos aquí la particularidad de que el tejido nervioso es muy rico en grasas.
 


Además de las particularidades propias de los tejidos hay otra serie de características que favorecerán la saturación en los tejidos del N.



• Tiempo de exposición:
El acumulo de N en nuestro organismo será mayor cuanto mas tiempo estemos respirando aire con presiones parciales de N elevadas, es decir respirando aire a presión.

• Profundidad:
Esta claro que a mayor profundidad mayor presión ambiental, y a mayor presión ambiental, la presión parcial de N es mayor, por lo que el acumulo del citado gas seria mayor también.

Acumulo de CO2:
El aumento de CO2 favorece la acumulación de N, así que cualquier causa que favorezca el aumento de CO2 en nuestro organismo (hipercapnia) va a favorecer también el acumulo de N, y así tendremos:



- Esfuerzo físico intenso, que genera CO2
- Aguas frías, por que necesitamos “quemar” energía para generar calor, lo cual genera también CO2.
 


Hemos visto los factores que hacen que se acumule N en nuestro organismo durante la inmersión, pero también hay factores que favorecen dicho acumulo antes de la inmersión:



- Ingesta de alcohol, ya que va a provocar fenómenos de vasodilatación lo que va a alterar el intercambio gaseoso entre la sangre y los tejidos. Además la vasodilatación va ha hacer que la perdida de calor corporal sea mayor, por lo que tendremos menor “resistencia” al frió.

- Ejercicio físico antes de la inmersión, va ha hacer que nos introduzcamos en el agua con cierto cansancio, lo que nos va ha obligar a un esfuerzo muscular mayor, por lo que acumularemos mayor cantidad de CO2.

- Deshidratación previa. Durante la inmersión respiramos aire seco ( pensad que durante la carga de aire de la botella se elimina el agua que el aire contiene) lo que va ha obligar a nuestro organismo a derivar mayor cantidad de liquido a nuestro pulmones para lubricarlos, si a esto añadimos una deshidratación previa a la inmersión por sudoración profusa (p.e cargando el equipo con el traje puesto y con temperaturas elevadas) el nivel de liquido de nuestra sangre (plasma) puede estar algo reducido, por lo que los fenómenos de saturación /desaturación de gases están enlentecidos.





Ya hemos visto porque se acumula N en nuestro organismo cuando realizamos una inmersión y los factores que favorecen dicho acumulo, ahora solo nos queda eliminarlo para que no nos plantee problemas.

Durante la inmersión el N se elimina por la respiración.
La mejor manera de eliminar el N para que no resulte peligroso es no acumularlo en exceso, y para ello tendremos que realizar inmersiones dentro de lo que se denomina Curva de Seguridad, que no es otra cosa que una relación entre la profundidad de inmersión y el tiempo de permanencia en ella, lo que origina unos tiempos máximos de permanencia para no acumular demasiado N, de forma que podremos salir a superficie sin tener que eliminarlo previamente. Es lo que denominamos una inmersión SIN DESCOMPRESION




Sin embargo, si decidimos bucear fuera de la curva de seguridad, y realizamos una inmersión CON DESCOMPRESION, va a ser necesario eliminar gran parte del N antes de salir a superficie.

 El sistema para eliminar el N acumulado en los tejidos de nuestro organismo es realizar paradas a determinada profundidad durante un tiempo concreto. La manera de determinar a que profundidad paramos y durante cuanto tiempo es utilizando las denominadas Tablas de Descompresión.
Una tabla de descompresión, basándose en la profundidad máxima que hemos alcanzado y en el tiempo que haya durado la inmersión, nos indica el tiempo que deberemos de permanecer a determinada profundidad para así ir eliminando N.
Así que tras realizar una inmersión fuera de la curva de seguridad deberemos de seguir estrictamente los que las tablas nos indiquen.
Sin embargo una tabla de descompresión no tiene en cuenta otros factores como son la temperatura del agua, el esfuerzo físico realizado durante la inmersión… Actualmente las tablas de descompresión, si bien siempre deben de acompañarnos en nuestras inmersiones, están siendo sustituidas por aparatos mas precisos como son los ordenadores de buceo, que además de tener en cuenta el resto de factores citados, controlan constantemente la profundidad y el tiempo de inmersión, haciendo un cálculo muy preciso de las paradas de descompresión necesarias.

Hemos visto la evolución del N en nuestro organismo cuando se respira aire a presión superior de la ambiental, y a muy grandes rasgos (ya que no es el objetivo de este texto) que debemos de hacer para eliminarlo, sin embargo siempre se corre el riesgo, por el motivo que sea, d e tener que abandonar la inmersión sin poder realizar las citadas paradas de descompresión pudiendo sufrir lo que se conoce como Accidente Descompresivo o Enfermedad Descompresiva.

Enfermedad Descompresiva: es aquella respuesta patológica de nuestro organismo, a la formación de burbujas de gas procedentes de los gases inertes disueltos en los tejidos, cuando se produce una reducción suficiente de la presión ambiental.

Al realizar una descompresión súbita, el N disuelto en nuestra sangre y en el resto de tejidos del organismo sufre una disminución de la presión, por lo que su volumen aumenta produciéndose la formación de burbujas del citado gas. Estas burbujas provocan en nuestro organismo una serie de reacciones por dos motivos diferentes:

- Efecto mecánico: Las burbujas pueden provocar la obstrucción de vasos sanguíneos, compresión de terminales nerviosos, roturas de tejidos…





-Efecto de superficie: La burbujas son consideradas por nuestro organismo como un “cuerpo extraño” lo que hace que, en respuesta nuestro sistema defensivo las recubra con proteínas y lípidos, provocándose entonces una serie de reacciones, sobre todo a nivel sanguíneo:
 


- Alteración en la reacción de coagulación (se pueden formar coágulos sanguíneos)
- Activación de la agregación plaquetaria (las plaquetas se unen unas a otras)
- Liberación sustancias vasoactivas (Serotonina (S), Histamina (H)) que pueden provocar dolor.
- Perdida de plasma sanguíneo





Como hemos visto, dependiendo de donde se alojen las burbujas, provocaran una patología u otra con sus diferentes síntomas. Dependiendo del tipo de sintomatología que se presente la Enfermedad Descompresiva se clasifica en:

• Tipo I o leve:

1. Aparecen síntomas a nivel de la piel. Las burbujas alojadas en la capa grasa que hay bajo la piel, al aumentar de tamaño rompen parte del tejido provocando:


- Prurito (picor)
- Enrojecimiento de la piel
- Enfisema subcutáneo



2. Dolores articulares. Las burbujas alojadas en el interior de las articulaciones, al aumentar de tamaño, provocan dolor. El dolor puede instaurarse progresivamente o aparecer bruscamente, parecido al de una rotura fibrilar muscular (el afectado lo refiere como un “navajazo”). No suele afectar a articulaciones simétricas (p.e. las dos rodillas) y puede aparecer en cualquier articulación.


• Tipo II o grave:

Puede aparecer como evolución en el tiempo de una Enfermedad Descompresiva tipo I o bien directamente como una Enfermedad Descompresiva tipo II.

1.Alteraciones neurológicas: Son tan variadas como los lugares donde se pueden alojar las burbujas y así pueden aparecer:

Afectación Cerebro-Cerebelosa
- Estado confusional
- Alteración de la sensibilidad
- Mareos
- Nauseas
- Cefaleas
- Disartria
(dificultad para hablar)
- Incoordinación motora
- Hemiplejías
(parálisis de la mitad del cuerpo)

Afectación a nivel Medular-Nerviosa
- Dolores en cinturón
- Parestesias
(hormigueos)
- Paresias
(dificultad de movimiento)
- Parálisis de miembros inferiores
- Incontinencia urinaria



2.Alteraciones cardio-respiratorias: Si la descompresión ha sido muy brusca, la cantidad de burbujas acumuladas en nuestro organismo puede ser muy elevada. Al eliminarse estas burbujas por la circulación venosa, que la lleva hacia los pulmones, puede ocurrir un bloqueo de la circulación pulmonar, por lo que al lado derecho del corazón no llega suficiente sangre, realizando este un bombeo insuficiente. Esto se traduciría en:


-Dolor toráccico
-Dificultad respiratoria
-Disnea
(sensación de falta de aire)

Esta situación puede desembocar con rapidez en una parada cardio-respiratoria.


3.Alteraciones vestibulares: Las burbujas se alojan en el interior del oído interno provocando alteraciones en la audición y la estabilidad.

- Mareos Rotatorios constantes.
- Nauseas y vómitos
- Perdida de audición


 


La Enfermedad Descompresiva puede aparecer desde pocos minutos después de salir del agua hasta 36 horas después, pero lo mas frecuente es que aparezca inmediatamente tras la inmersión o en el transcurso de las 6 horas siguientes. También se han descrito casos de enfermedad descompresiva en los últimos metros de la inmersión.

Los síntomas arriba descritos son aquellos que pueden aparecer en la enfermedad descompresiva, lo cual no quiere decir que tengan que aparecer todos, ni que tengan que seguir un orden concreto. Del mismo modo la aparición de síntomas de una enfermedad descompresiva tipo I, no debe de hacernos pensar que no va a empeorar el estado del afectado, apareciendo síntomas de otra índole.
La actitud a seguir ante la sospecha de afectación de enfermedad descompresiva es la evacuación del afectado a un centro hiperbárico lo antes posible, ya que el único tratamiento efectivo es la recomprensión en una cámara hiperbárica, mientras se organiza y se lleva a cabo el traslado podemos hacer lo siguiente:

Retirar el equipo de buceo y abrigar al afectado
Administrar O2 a la mayor concentración posible (VER ANEXOS DE ACTUACION)
• Colocar al afectado en posición lateral de seguridad inclinada.
• Vigilar el estado de conciencia y las constantes vitales
• Realizar valoración neurológica cada 30 minutos aproximadamente (VER ANEXOS DE ACTUACION)
 


PINCHA EN LA BARRA PARA INICIO

 

PAGINA ANTERIOR